jueves, 24 de octubre de 2013

LA NOCHE DE DIFUNTOS

DRÁCULA

Esta novela fue escrita en 1897 por Bram Stoker. El autor se inspiró en la figura histórica real del príncipe Vlad Tepes y en las leyendas e historias de vampiros que circulaban por el centro de Europa.


"...un perro comenzó a aullar en alguna casa campesina. Dejó escapar un largo, lúgubre aullido, como si tuviese miedo. Su llamada fue recogido por otro perro y por  otro y otro, hasta que, nacido como el viento que ahora pasaba suavemente a través del desfiladero, comenzó un aterrador concierto de aullidos que parecían llegar de todos los puntos del campo, desde tan lejos como la imaginación alcanzase a captar a través de las tinieblas de la noche. Desde el primer aullido los caballos comenzaron a inquietarse, pero el cochero les habló tranquilizándolos, y recobraron la calma, aunque temblaban y sudaban como si acabaran de pasar por un repentino susto. Entonces, en la lejana distancia, desde las montañas que estaban a cada lado de nosotros, llegó un aullido mucho más fuerte y agudo, el aullido de los lobos, que afectó a los caballos y a mi persona de la misma manera, pues estuve a punto de saltar de la calesa y echar a correr, mientras que ellos retrocedieron y se encabritaron frenéticamente, de manera que el cochero tuvo que emplear toda su fuerza para impedir que se desbocaran."

Aquí tenemos la escena más famosa de Nosferatu  de Murnau que es una de las cintas más antiguas sobre este temoble personaje:


FRANKENSTEIN

Es una novela escrita por Mary Shelley y publicada en 1818. Se enmarca dentro de la tradición de la novela romántica y gótica.


Argumento: 
Victor Frankenstein es un científico que, abrumado por el dolor de la muerte de su madre, investiga técnicas para revivir personas. Crea un monstruo, del que huye asqueado por su aspecto. El monstuo intenta acercarse a los humanos, que lo rechazan, y se esconde en el campo, donde observa durante un año la vida de una familia y adquiere una mínima educación y se da cuenta de lo diferente que es y que nunca será aceptado.




Unos fragmentos:

"Una desapacible noche de noviembre contemplé el final de mis esfuerzos. Con una ansiedad rayana en la agonía, coloqué a mí alrededor los instrumentos que me iban a permitir infundir un hálito de vida a la cosa inerte que yacía a mis pies. Era ya la una de la madrugada; la lluvia golpeaba las ventanas sombríamente, y la vela casi se había consumido, cuando, a la mortecina luz de la llama, vi cómo la criatura abría sus ojos amarillentos y apagados. 

Respiró profundamente y un movimiento convulsivo sacudió su cuerpo. ¿Cómo expresar mi sensación ante esta catástrofe, o describir el engendro que con tanto esfuerzo e infinito trabajo había creado? Sus miembros estaban bien proporcionados y había seleccionado sus rasgos por hermosos. ¡Hermosos!: ¡santo cielo! Su piel amarillenta apenas si ocultaba el entramado de músculos y arterias; tenía el pelo negro, largo y lustroso, los dientes blanquísimos; pero todo ello no hacía más que resaltar el horrible contraste con sus ojos acuosos, que parecían casi del mismo color que las pálidas órbitas en las que se hundían, el rostro arrugado, y los finos y negruzcos labios.




(.....) "Me desperté horrorizado; un sudor frío me bañaba la frente, me castañeteaban los dientes y movimientos convulsivos me sacudían los miembros. A la pálida y amarillenta luz de la luna que se filtraba por entre las contraventanas, vi al engendro, al monstruo miserable que había creado. Tenía levantada la cortina de la cama, y sus ojos, si así podían llamarse, me miraban fijamente. Entreabrió la mandíbula y murmuró unos sonidos ininteligibles, a la vez que una mueca arrugaba sus mejillas. Puede que hablara, pero no lo oí. Tendía hacia mí una mano, como si intentara detenerme, pero esquivándola me precipité escaleras abajo. Me refugié en el patio de la casa, donde permanecí el resto de la noche, paseando arriba y abajo, profundamente agitado, escuchando con atención, temiendo cada ruido como si fuera a anunciarme la llegada del cadáver demoníaco al que tan fatalmente había dado vida. ¡Ay!, Ningún mortal podría soportar el horror que inspiraba aquel rostro. Ni una momia reanimada podría ser tan espantosa como aquel engendro. Lo había observado cuando aún estaba incompleto, y ya entonces era repugnante; pero cuando sus músculos y articulaciones tuvieron movimiento, se convirtió en algo terrible."

No hay comentarios:

ARGUMENTADO EN BACHILLERATO

TE ODIO CIVILIZADAMENTE UN PAÍS DE CERDOS EL TURISTA NO ES UN CRIMINAL Lee detenidamente los tres artículos de opinión que he e...