martes, 13 de enero de 2015

ESO

Y hoy os voy a regalar una redacción escrita por Alexia, una alumna de segundo de ESO del Instituto de Seròs que escribe "de maravilla". Os dejo con
‘’ESO’’ 
Fermín era un hombre normal, con una vida de la que estaba orgulloso. Pero nunca imaginó que le fuese a suceder algo tan terrorífico. Lo que parecía un tranquilo día, se convirtió en su pesadilla más recurrente. Jamás volvió a ser el mismo.
Era sábado por la mañana, y Fermín se despertó a las 11a.m., pues estaba de vacaciones. Se levantó feliz de comenzar un nuevo día, y se preparó un café a su gusto. Él vivía con su mujer en un pueblo costero, al lado de un puerto, ya que, al hombre, aficionado a los barcos, o le molestaban los ruidos que producían éstos. Pasaron las horas, y fue a dar un paseo por los alrededores para sacar a su fiel compañero, Max. Un pastor alemán que pasó 6 años a su lado. Llegaron a un descampado, no muy lejos de su casa, y Max se comenzó a sentir inquieto, cosa que su amo notó.

-¿Qué pasa, amigo? – preguntó Fermín a su mascota, esperando una reacción como respuesta.


El perro echo a correr, mostrando sus dientes, pues el animal pudo ver algo que Fermín no. Éste fue tras él, y pudo ver como caía en un agujero, el cual no vieron ninguno de los dos, y el hombre pensó que había caído en una plataforma baja. Corrió preocupado, gritando el nombre de su compañero, hasta llegar a lo que parecía ser un oscuro túnel bajo tierra. Se asomó con miedo y gritó una vez más el nombre de Max, pero al hacerlo, notó que algo tiraba de él con fuerza, intentando que cayese dentro de ese abismo, sintiendo profundos arañazos y cortes en su piel. Desesperado, se libró de los agarres invisibles y corrió tanto como sus piernas aguantaron, y volteó un momento, deteniendo sus grandes zancadas en seco, para ver de qué estaba huyendo. Al darse la vuelta, se podía notar el terror absoluto en sus ojos al visualizar algo que ni él mismo podía describir sin que le entrase el pánico al recordarlo. Retrocedió unos pasos, casi paralizado por el miedo, y volvió a correr sin rumbo claro para huir de ‘’eso’’. Podía localizar el límite del descampado, donde en una cuesta abajo, podía ver su casa y el puerto. Se detuvo justo en el borde, y volvió a mirar atrás, viendo cómo se acercaba. Sin pensarlo dos veces Fermín se lanzó ladera abajo, cayendo y rodando entre troncos, piedras y maleza que le golpeaban y le arrancaban la piel a jirones. Ya no sintió dolor, ni miedo, ni cansancio hasta que llegó a los hangares del puerto, pasando al lado de su casa sin pensar en nada más que en escapar.

No hay comentarios:

Què es l'amor?

Avui tractarem el tema de l'amor. Per què? Creieu què cal parlar-ne? Jo penso que sí. A mi m'hauria agradat que me'n parlessin...