jueves, 17 de enero de 2013

GENIE, LA NIÑA SALVAJE

Susan M. Wiley nació el 18 de abril de 1957 es el nombre de una adolescente descubierta en el suburbio angelino de Arcadia el 4 de noviembre de 1970. Las autoridades californianas la rebautizaron como Genie y se dio a conocer en todo el mundo como la niña salvaje.


Genie sufría al nacer una dislocación congénita de cadera que la obligaba a llevar una tablilla en esa parte del cuerpo. Comenzó a hablar un poco tarde, a los 20 meses. Un médico familiar sugirió que la niña presentaba problemas de aprendizaje y que posiblemente un retraso mental. Clark, su padre, creyó era su deber proporcionarle un tratamiento doméstico y protegerla de los peligros del mundo exterior.

Hasta los 13 años de edad, Genie no tuvo contacto alguno con nadie, excepto su padre. Pasaba los días encerrada en su cuarto, vestida con un pañal y atada a una silla-orinal. Su cuarto estaba en la parte trasera de la casa. Cuando era de noche, su padre la colocaba en una especie de bolsa de dormir, la ataba y la dejaba dentro de una jaula de alambre y madera, cuando no se le olvidaba y la niña pasaba las noches sin protección alguna en la silla. 
Genie tenía prohibido emitir sonidos o hacer ruido. Si lo hacía, su padre la golpeaba o le ladraba como un perro feroz para asustarla. Ni siquiera le enseñó a comer o a ir al baño. Su alimentación, hasta los 13 años, consistía en comida de bebé, cereales y huevos cocidos.


Su habitación era un cuarto sellado sin adornos en las paredes. No tenía radio, televisión ni material didáctico. Lo único de lo que disponía era de algunos envases de queso cottage, un par de impermeables de plástico, estambre y revistas viejas. Si llegaba a oír palabras, éstas eran agresivas. A los 13 años, la niña sólo entendía 20 palabras, la mayor parte de las cuales eran órdenes negativas.

Irene Wiley
En 1970, cansada de abusos y palizas, Irene Wiley  escapó de casa, llevándose a sus hijos a casa de su madre. El 4 de noviembre de ese mismo año acudió a una oficina de beneficencia en Temple City a buscar apoyo del Estado de California. La trabajadora social que le atendió notó que la niña que iba con ella usaba pañales, miraba puntos indefinidos en el espacio y sostenía sus manos como si estuviera apoyada en una barandilla imaginaria, mientras hacía ruidos infantiles. Pensó que era autista, y que no tendría más de siete años de edad.  Al descubrir que en realidad tenía trece, llamó a su supervisor, que avisó a la Policía. Inmediatamente la niña fue puesta en custodia y los padres acusados de negligencia y maltrato infantil. 

Irene fue considerada víctima de violencia doméstica. El día que Clark estaba programado para comparecer ante el tribunal, se suicidó, 15 minutos antes de declarar en el jucio, Clark había dejando sus ropas fúnebres establecidas en la cama junto con dos notas y $ 400 para su hijo John. una de ellas decia: "Se un buen chico, Te amo"

Clark Wiley.
La casa estaba a oscuras, con todas las ventanas tapadas. En la habitación de Genie había una jaula parecida a las de los pollos y una silla entrenadora con una especie de aparato doméstico para atar gente.

Casa de los Wiley, en Golden West Avenue, Temple City, California
La niña fue llevada al Children's Hospital de Los Ángeles. Tenía una extraña y comprensible actitud: su modo de andar era similar al de los canguros, estornudaba, escupía y rasguñaba. Casi no emitía sonidos y se dedicaba a buscar objetos con los que intentaba masturbarse regularmente, sin importar el lugar donde se hallase o las personas que estuviesen a su alrededor. 

 El caso fue seguido por la comunidad científica del momento. “Genie”, como la llamaron los investigadores que se hicieron cargo de su proceso, tenía el comportamiento de una “pequeña salvaje”, sin embargo, cautivaba por su actitud de asombro frente a los fenómenos más comunes de la naturaleza y por las extraordinarias habilidades sensoriales que había desarrollado durante su encierro.-

Tras un juicio de su  custodia, la niña fue enviada con su madre, quien poco tiempo después reconoció su incapacidad para hacerse cargo de la niña. Tras esto Genie vivió en seis hogares adoptivos, en algunos de los cuales fue nuevamente maltratada y experimentó regresiones, sobre todo después de cierto incidente en uno de ellos, donde, después de ser severamente castigada (no se sabe exactamente de qué manera) por vomitar, adquirió nuevamente el miedo a abrir la boca, con lo que nuevamente dejó de hablar. otros informes señalan que GENIE fue violada en uno de los hogares y que desde entonces tomo la decision de no hablar mas.

Genie en la actualidad.

Debido a una orden judicial, se sabe poco de Genie en la actualidad. 
Genie está bajo en un hogar para adultos discapacitados en el sur de California. Se prefiere evitar su divulgación de la vida de Genie por razones éticas. Jamás se sabrá el grado de desarrollo que hubiese podido alcanzar de haber seguido con su terapia cognitiva. Su hermano John no la ha visto desde 1982, se ha negado a ver la película que se realizó sobre su hermana y no ha querido hablar más sobre el tema.
Irene Wiley and Susan Wiley "Genie" en 1989.